Dejar llorar al bebé… ¿es natural?

¡FALSO! El llanto del bebé es su medio de comunicación con los adultos, ya que el bebé no sabe hacer otra cosa más que llorar cuando necesita o le molesta algo. Por lo tanto, nunca debes dejar llorar a tu pequeño sin atenderlo.

Muchas veces, lo que necesita es simplemente contacto físico. Algunos bebés pueden quedarse tranquilos casi todo el día en el coche o cuna, mientras que otros necesitan contacto físico estrecho y constante. Esto es la materia prima para que el niño/a vaya construyendo la confianza básica, que le permitirá relacionarse bien, con otras personas a futuro. Algunos niños requieren de mucha dedicación y atención por parte de los padres. Cada bebé tiene su propio carácter y tenemos que adaptarnos a ellos desde el principio, para luego ir modulando poco a poco los rasgos que podamos cambiar.

Si dejas llorar a tu hijo sin atenderlo, puede hacer que sea menos saludable, más ansioso y poco colaborador. Probablemente deje de llorar, pero será porque aprende a que no lo van a asistir, lo que contribuye a aprender a desconfiar de los adultos que lo cuidan. Lo recomendable es ver qué es lo que necesita tu bebé, favoreciendo su confianza y haciéndole más independiente con posterioridad.

Y, ¿qué necesita el bebé?

Reclama estar en una situación parecida a la que tenía dentro del útero de su mamá, es decir, con poco ruido alrededor, en un ambiente cálido y confortable. Posteriormente, querrá ser tenido en brazos, acunado, con lactancia materna a demanda, arrullos y arrumacos y un ambiente a una temperatura estable y confortable. Satisfacer estas necesidades favorece un desarrollo adecuado. Cuando la guagua siente algún desagrado o molestia y sus papás le abrazan y confortan, el bebé se siente seguro y confirma que puede ser calmado y asistido por otro, y aprende que el otro puede satisfacer sus necesidades. Si no es así, el bebé puede desarrollar una falta de confianza en las relaciones interpersonales, en los demás y en sí mismo. Esto es especialmente importante si el pequeño ha sido hospitalizado o ha tenido que someterse a procedimientos dolorosos o incómodos como kinesioterapia, alguna operación u hospitalización.

Fuente: Diario Mi Hijo Ed.35 (Publicado en el sitio Sochipe)

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *